Requisitos para cambiar de titular en el contrato de gas

Cambiar de titular en el contrato de gas es un evento que se puede dar por numerosas razones. Consiste en un proceso que es mucho más simple de lo que parece, y tiene como función que la responsabilidad de un convenio sea traspasada a otro titular, sea dueño o inquilino de la casa.

Requisitos para cambiar de titular el contrato de gas, proveedor gas, cambio titular gas, contrato g

¿En qué momento cambiar el titular del contrato?

Este cambio de titular se realiza en situaciones específicas, y para ello se necesita de ciertos requisitos para cambiar de titular en el contrato de gas. Esto se hace con la finalidad de que el responsable del contrato de gas sea la persona idónea.

Sin embargo, antes de hablar sobre los requisitos para cambiar de titular en el contrato de gas, debemos hablar de algunos supuestos.

Supuestos para aplicar cambio de titular

En caso de que el domicilio cambie de dueño por medio de una compraventa, será imprescindible que el titular sea el nuevo dueño. Se recomienda además realizar esta gestión a la brevedad posible, para evitar inconvenientes al anterior propietario.

Si el titular fallece, se debe ejecutar el cambio de titular para que otra sea la persona responsable del convenio. Por lo general este cambio se realiza a un familiar directo o descendiente de la persona fallecida.

Un tercer caso, es si se produce un divorcio, de modo que la persona que queda viviendo en la casa no tiene el servicio de gas a su nombre. Por esta razón se deberá cambiar la titularidad inmediatamente para que la responsabilidad del contrato pase a este nuevo titular.

Requisitos para cambiar de titular el contrato de gas, proveedor gas, cambio titular gas, contrato g

Preguntas frecuentes sobre el titular del contrato

¿A quién se le considera titular en el contrato de gas?

En el caso del titular, se trata de la persona que abona las facturas en forma mensual, y quien asume la responsabilidad de todo lo relacionado con el servicio de gas, trabajando en función de que ocurra algún problema con el mismo.

El titular también se ocupa de conectar con la compañía comercializadora para que solucione cualquier inconveniente, o bien para recibir y aportar toda la información que haga falta suministrar, siempre y cuando sea necesaria.

¿Qué encierra cambiar de titular?

Cambiar de titular no debería tener ningún problema ahora bien, lo que sí es que trae beneficios para el dueño o inquilino de una casa, pues este tendrá un mayor campo de maniobra para el consumo de gas del que haga uso, llevando a cabo gestiones sin pedir permiso a un titular antiguo.

Esto quiere decir que, en el momento que se hace un cambio de titular en el contrato de gas natural, se pueden llevar a cabo otras gestiones, como por ejemplo cambiar de tarifa, cambiar de empresa distribuidora o hacer modificaciones en el tipo de contrato.

¿En qué forma se realiza el cambio de titularidad?

Este cambio de titular consiste en un proceso que es mucho más simple de lo que se piensa. Se trata de una gestión rápida, y solamente necesita que el nuevo responsable se ponga en contacto con la compañía vía telefónica para hacer el cambio.

La comercializadora solicita un conjunto de datos, unos personales y otros relacionados con el contrato anterior para realizar todos los trámites necesarios. Muchos de los datos se encuentran disponibles en la factura de gas natural.

La gestión de cambio de titular termina en el momento que culmina la llamada, a pesar de que es necesario que pasen algunos días hasta que se haga efectivo el cambio y aparezca registrado en la factura.

Debes saber que en el proceso de cambio no se realizarán cortes en el servicio de gas, a menos que el anterior titular haya prescindido del servicio dando de baja, lo cual no se recomienda si se busca eludir el coste por reinstalar el gas.

Requisitos que requieren para hacer el cambio de titular

Para que esta modificación se haga de la mejor manera posible, se deben proporcionar vía telefónica ciertos datos a la compañía de luz al momento de solicitar el cambio de titular. La persona que te atienda pedirá lo siguiente:

  • Datos personales del anterior titular, de la misma forma en que aparecen en la factura.
  • Datos personales del nuevo titular, como nombre y apellido, DNI entre otros.
  • Dirección exacta del domicilio.
  • La nueva cuenta bancaria de la que se descontará el pago de las facturas.
  • Tarifa de acceso de gas natural.
  • El código universal de punto de suministro (CUPS) disponible en la factura.

Aunque esta sea la información esencial que pida la distribuidora de gas para llevar a cabo la gestión de cambio de titular, pueda que la compañía solicite datos adicionales, lo que depende en gran medida de cada situación, pero en este caso es la comercializadora quien llama para pedirlos.

Costes del cambio de titular

Cambiar el titular de gas se realiza siempre que se necesite, y no acarrea ningún coste que sea cobrado por la comercializadora al cliente. Por esta razón te sugerimos que sigas este método en lugar de prescindir del suministro.

Dar de baja el servicio de gas significaría pagar un nuevo precio para reinstalarlo coste que tendría que asumir, por supuesto, el nuevo titular.

Tiempo de espera por el trámite

A pesar de que toda esta gestión se realiza de forma inmediata con la llamada telefónica, el cambio tarda en materializarse. El plazo que dan las compañías para que el cambio se haga efectivo es de 15 a 20 días hábiles, por lo que una próxima factura pueda que llegue a nombre del titular viejo.

¿Cómo se diferencia el cambio de titular y el cambio de domicilio bancario?

Existen otras gestiones relacionadas con la factura de gas, adicionales al cambio de titular, siendo el cambio de domicilio bancario un buen ejemplo a ilustrar. Se trata de algo que se distingue del cambio de titular, y que no se recomienda hacer dadas las dificultades que genera.

Cambiar de titular implica que el nuevo responsable tiene todo el derecho de realizar modificaciones en el servicio eléctrico, de acuerdo al tipo de contrato o a la tarifa más conveniente. El nuevo titular se convierte en el principal apoderado del contrato de gas.

En el caso del cambio de domicilio bancario, se produce cuando el dueño de una casa la pone en arrendamiento, y pretende que el inquilino pague directamente las facturas sin que el primer involucrado deje de ser el titular.

Lo que posiblemente no sabías es que este segundo trámite es un tanto riesgoso, ya que necesita que el propietario siga siendo el responsable del servicio, haciéndose cargo de cualquier inconveniente que pueda surgir, como es el caso de los impagos.

Esto también frena que el inquilino pueda aprovechar una tarifa más asequible, o que pueda realizar cambios en el contrato. Así que la gestión bancaria no es recomendable de seguir. A través de este sitio puedes conocer los requisitos indispensables para realizar un cambio de titular. Más en el vídeo: